Cuando surge la necesidad de realizar una mudanza, no podemos llegar a imaginar la cantidad de enseres y efectos personales que tendremos que arreglar, empaquetar, trasladar, desempaquetar y volver a guardar.

En este proceso pueden ocurrir multitud de circunstancias no deseables como, perdidas de objetos, roturas, extravío de paquetes, etc.

Todo esto se puede evitar si acometemos esta tarea con tiempo y una buena planificación.

En nuestra experiencia de cientos de mudanzas, hemos creado este artículo en donde te vamos a intentar resolver las dudas previas más frecuentes, así como darte pautas y herramientas que te permitan realizar tu mudanza de una forma fácil y tranquila.

Vamos a comenzar intentando responder a las preguntas y dudas más frecuentes que nos trasladan nuestros clientes.

Una de las preguntas frecuentas es en relación al tiempo que puede durar una mudanza.

En este sentido tenemos que diferenciar entra mudanzas de ámbito local y mudanzas nacionales.

En el caso de las primeras, la mudanza se realizaría en un día. En el caso de las segundas, podría oscilar entre 2 y tres días dependiendo principalmente de la distancia entre la residencia que se deja y la nueva.

Otra duda que surge es sobre el desmontaje y montaje de los muebles.

La respuesta es, sí. Desmontamos los muebles de la vivienda que se abandona y los montamos en la nueva. Este es un punto importante que afecta al presupuesto por lo que es un aspecto que conviene informar a la hora de solicitar la propuesta.

También nos encargamos de todo lo relacionado con permisos, tanto de cortes de calles, como de reserva de espacios. No tendrá de que preocuparse en ese sentido ya que son gestiones propias del servicio que damos. Nuestro consejo es que desconfía de aquella empresa de mudanzas que deje en sus manos todos estos trámites, por muy económica que sea.

De igual forma, nuestros clientes tienen totalmente cubierto todo lo relacionado con seguros necesarios para esta actividad.

El día de la mudanza es conveniente que haya, como mínimo, una persona en la vivienda que se abandona para solucionar cualquier duda que pueda surgir, así como una persona en la vivienda de destino esperando nuestra llegada para que la descarga y montaje se realice tal y como se desea. En este sentido es importante informarse ya que, en bastantes trabajos, se contempla la posibilidad de pedir 2 días libres al tener que realizar una mudanza.

Respecto al empaquetado de los enseres, hay dos posibilidades evidentes. Que sea el propio cliente el que realice esta tarea o que seamos nosotros los encargados de hacerla.

En el primer caso, si es el propio cliente el que realizará el empaquetado, hay varias recomendaciones a tener en cuanta.

  • El kit básico para esta tarea constaría de: cajas, cinta adhesiva de embalar, papel de periódico, plástico de burbujas, rotulador grueso y celo. Para facilitar esta tarea, hemos creado varios packs donde podrán encontrar todo este material en distintas cantidades en función de la necesidad de cada caso.
  • Es importante acometer esta tarea con bastantes días de antelación para poder hacerlo de una forma ordenada y sin presión de ningún tipo. Comienza embalando todo aquello que utilizas con menos frecuencia.
  • En el caso de vajillas, vasos, etc, es necesario envolverlos con papel de periódico o plástico de burbujas de manera individual para evitar que se dañen o se rompan. Los objetos muy frágiles como puedes ser espejos o cristales deben envolverse en plástico de burbujas y etiquetarlos como frágiles.
  • Las cajas deben de ir bien cerradas e indicar con rotulador grueso el tipo de producto y la dependencia de destino. También es conveniente consulta a la empresa de mudanzas si es necesario algún etiquetado específico.

En el caso que el empaquetado lo hagamos nosotros, este trabajo se realiza el día de antes, dejándolo todo preparado para el día de la mudanza.

Tanto en un caso como en el otro son importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Prepare un equipaje básico para el primer día de mudanza. Esto le facilitará la primera noche en su nueva residencia. Enseres como pijama, dos o tres mudas, ropa para el día siguiente, un neceser para el aseo personal, cargadores, medicinas, etc. Esto le evitará el tener que estar abriendo cajas para localizar estos objetos la primera noche.
  • Otro aspecto importante son los documentos y los objetos de valor que sean de alto valor sentimental o económico (joyas, recuerdos, fotos, ….) A nosotros nos gusta llamarle su valija privada. Prepárelo con todo detalle y sea usted mismo el que se encargue de su traslado y custodia. Así evitará sustos innecesarios como que acaben en cajas sin etiquetar y el estrés que puede generar el ponerse a abrir cajas sin encontrarlos. Es muy importante para su tranquilidad que todo lo que importa esté controlado.

Más consejos y recomendaciones para tu mudanza

1- Es momento para un reset

Una mudanza es una oportunidad perfecta de hacer borrón y cuenta nueva. Nos referimos a que es la oportunidad perfecta para decidir qué es lo que realmente necesitas y te hace falta y al mismo tiempo para deshacerte de todo aquello que no necesitas y que ya ha cumplido su función. Evita el llevarte cajas llenas de objetos que no necesitas y que no usas. Te será más sencillo y más rápido colocar las cosas en tu nueva casa, te encontrarás más cómodo en ella y tendrás la sensación plena de comenzar una nueva etapa.

2- Haz limpieza de tu nueva casa

Hazlo tú mismo o contrata a alguien para que lo haga por ti, pero no dejes de hacerlo. Lo agradecerás enormemente cuando llegues con toda tu mudanza ya que jamás te volverá a ser tan sencillo hacerlo como en ese momento.

3- Notifica tu traslado

Notifica tu cambio de dirección. Es importante repasar y notificar tu traslado a tus entidades bancarias, compañías de suministros, etc. Incluso te recomendamos, si a ti no te es posible, que le pidas a algún vecino o familiar que mire tu correo de vez en cuando una vez realizada la mudanza para detectar posibles remitentes de interés, a los que haya que indicarles la nueva dirección.

4- Pide permiso en el trabajo

Como hemos comentado anteriormente, por ley, los trabajadores en España tienen derecho a, como mínimo, un día libre por mudanza. Ten en cuente esto y solicítalo con tiempo suficiente.

5- Ojo con el frigorífico

Si te vas a llevar el frigorífico has de tener en cuenta el vaciarlo, limpiarlo y descongelarlo al menos 24 horas antes de que llegue el día de la mudanza.

Ten en cuenta todo lo que te hemos contado y estamos seguros de que podrás tener una mudanza lo más tranquila y rápida posible, sin estrés, y teniendo la sensación de tenerlo todo bajo control.

Para ayudarte, te hemos preparado una plantilla guía en la que podrás seguir y testear todos los consejos que te hemos dado, teniéndola siempre a mano.

Solo tienes que hacer clic en el banner, al final de artículo y descargarla en formato pdf para que la puedas imprimir sin problemas.

Leave a Reply